Archivo de la categoría: crisis

“La última tumba”, de Alexis Ravelo

la-ultima-tumbaHay libros que, de repente, te revelan una idea y con el de Ravelo me ha pasado. He aprendido que, por muchos libros que lea, el concepto de venganza nunca va a quedarse obsoleto. Puede que el huracán social y económico por el que estamos pasando actualmente lo reavive, pero está claro que es uno de los elementos que pocas veces pasa desapercibido en la novela negra.

Seguramente, este concepto tiene presencia obligada en muchas novelas que ahora se publican, debido a la baja confianza de la sociedad en la justicia, a los constantes casos de corrupción que aparecen en los medios y a la necesidad de actuar frente a la inactividad de todo lo que nos rodea. Es el caso de Adrián Miranda Gil, protagonista de La última tumba, que sale de prisión después de haber pasado entre rejas 20 años, condenado por el asesinato de Diego Jiménez Darias. Mientras se muestra colaborador y comprometido con su educador social, que le acompaña durante su proceso de rehabilitación, urde en secreto su plan para vengarse de los que le hicieron ir a prisión. Porque Adrián es inocente.

Aunque sólo al principio, Alexis Ravelo nos invita a ser críticos con el sistema penitenciario y, especialmente, con el sistema de los FIES (Ficheros de Internos de Especial Seguimiento). Recuerdo cuando estudié este régimen, en la carrera y en el año de opositora. Supone un primer grado agravado y varios colectivos se han mostrado contrarios a las condiciones a las que los internos se ven sometidos. Si os interesa, os dejo aquí un enlace para que podáis ver más información sobre este tema.

Otra de los aspectos que me ha gustado de la novela es el hecho de que esté ambientada en Canarias. Pero no el destino de vacaciones al que la publicidad nos tiene acostumbrados, sino una tierra donde hay vida real. Donde la gente disfruta, sufre, tiene problemas, trabaja, etc. Aunque el autor es canario y seguramente el emplazamiento se debe a su conocimiento sobre la comunidad, me gusta conocer el archipiélago desde una perspectiva más real y menos comercial.

Por último, y cuando la leáis espero que coincidáis conmigo, la frialdad del personaje se traslada a las palabras. Y es que la venganza se tiene que contar sin escrúpulos, de manera directa y hasta con desprecio. Esos sentimientos que acompañan al personaje a lo largo de la narración se plasma en el lenguaje y esto hace que la verosimilitud de la historia se vea reforzada.

Así que si estáis pensando en los libros para 2014, os recomiendo que lo añadáis a la lista. ¡Por cierto! Durante mi visita a Negra y Criminal, Paco Camarasa me recomendó La Estrategia del Pequinés, del mismo autor.

¡Buenas lecturas!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo autores, corrupción, crisis, Novela negra, Opinión

Corrupción, realidad negra y ficción literaria en la VI edición de Getafe Negro

El pasado martes asistí a dos conferencias de Getafe Negro. La primera de ellas abordaba el tema de si es posible acabar con la corrupción; la segunda de ellas sobre si el éxito actual de la novela negra es una moda pasajera o estamos ante la consagración del género. Aquí os traigo un resumen de los dos actos. ¡Disfrutadlo!

¿Es posible acabar con la corrupción?

10377060774_be38d24316_nEl debate sobre el futuro de la corrupción empieza con fuerza. La primera pregunta que se pone sobre la mesa es si el Estado tiene instrumentos para luchar contra ella. Elpidio José Silva, juez de instrucción en Madrid y uno de los participantes de la mesa redonda que más me interesó, responde de manera tajante: “el Estado tiene todos los instrumentos. Por ello, el reproche es mucho mayor, teniendo todos estos medios, muchas veces no está a la altura. Para luchar contra la corrupción hace falta tener intención clara y permanente”. Este juez, como si estuviera destapando poco a poco una lata podrida de sardinas en lata, continúa diciendo que “nuestra Constitución no recoge claramente la separación de poderes y eso hace que el poder judicial no puede trabajar con autonomía”.

Este debate, en el que además participaban Mariano Sánchez Soler, Reyes Calderón y el abogado Fernándo López, empieza a teñirse de negro y a convencerme de que las historias de la novela negra tienen cada vez más parte de realidad que de ficción. “Otro problema”, comenta José Silva, “es que en el sistema democrático español hay muchas personas que no creen en él. Así es muy difícil, por no decir imposible, luchar contra la corrupción”.

El intento de esperanza viene con las palabras de Reyes Calderón: “Me preocupa la corrupción que no está en un periódico o que no está en un juzgado. Tengo la sensación de que el ciudadano no la tolera y esto nos va a llevar a una madurez democrática”. Ante estas palabras, bajo mi punto de vista más idealistas que realistas, Fernando López reflexiona: ¿Y si la corrupción es una cualidad del sistema? Si es el Estado es corrupto, ¿Qué se puede hacer en este caso? Como destaca a continuación Mariano Sánchez Soler, a raíz de las palabras lanzadas sobre la mesa, este debate es algo histórico: Hammett en La llave de Cristal y Cosecha Roja describe y denuncia la corrupción en la sociedad capitalista.

A pesar de que aparece en el aire la idea de que España aún es una democracia joven, José Silva echa para atrás el argumento afirmando que “el país no tiene voluntad de acabar con la corrupción”. Además, destaca que enfrentarse a esta realidad con la libertad de expresión no es suficiente: “hay que ver quién lo dice, qué se dice, en qué medio se dice, porque hablar de corrupción es un negocio no una solución”. A este pesimismo se añade el de Fernando López, que entiende que este problema actual tiene que ver con la educación cultural como ciudadanos. “La gente no percibe la corrupción como un problema y esto es algo grave”.

La novela negra actual según Andreu Martín y Juan Madrid

“Estamos ante dos autores sin los que no se hubieran escrito grandes cosas en el género. Están en la base del boom del género, que tiene una importante dosis popular”. Esta frase da inicio a la segunda conferencia, todo un lujo: Juan Madrid y Andreu Martín nos acercan a la realidad de la novela negra con palabras claras y sin pelos en la lengua.

Con una mirada positiva, Martín cuenta que se vende y se publica mucho del género porque hay muchos lectores. “Lo veo con euforia. Un boom es una moda pasajera. Ahora tengo la sensación de que la novela negra es un hecho cultural”.  Como comenta este autor, “todo empezó con Mankell y con él parecía que iba a pasar. Más tarde llegó Millenium. Se está manteniendo y est0 me hace pensar que se está instaurando el género”.

Juan Madrid dice que si hay una realidad alternativa a la realidad discursal o del poder es la novela negra. “La mejor literatura es la que da un discurso alternativo al oficial”. Madrid comenta, además, que hay una corriente importante que mantiene que la novela negra no es literatura, es política. “Se piensa que la verdadera novela es artística, que no tiene ninguna finalidad y, cuando la novela tiene finalidad, queda manchada”. Este autor, muy directo y claro en sus declaraciones afirma que es inevitable que su literatura sea política pero entiende que lo importante es encontrar un texto que atrape y que mágicamente te una a él. “No se puede hacer literatura en este momento que no sea novela negra: la crisis, la mentira, el dominio de la mente. Ya que el periodismo ha fracasado, ahí está la novela negra”.

3 comentarios

Archivado bajo autores, corrupción, crisis, Novela negra, Opinión, periodismo

“Asesinato en el jardín de Sócrates” o la colisión entre democracia y oligarquía

democracia en las urnasEstoy leyendo una novela negra algo peculiar, Asesinato en el jardín de Sócrates, de Sascha Berst. Digo peculiar porque la historia está ambientada en la Atenas de Sócrates y Platón. He de decir que me está costando meterme en el libro, en ciertos momentos me resulta poco verosímil. Quizá porque me he acostumbrado a personajes más actuales o a historias fácilmente contrastables. Puede que sea el modo en que el autor ambienta la historia, que, en mi caso, no ha conseguido atraparme desde el primer momento. Sin embargo, si ha conseguido llamar mi atención el debate político que acompaña al protagonista durante la resolución del crimen. Os cuento el argumento de la novela: Periandro, un conocido atleta ateniense, aparece muerto y su cuerpo muestra signos de violencia. El capitán de los arqueros, Nicómaco, es el encargado de investigar la muerte y dar con el responsable. El misterio empieza a tomar forma cuando, dentro de la garganta de Periandro, el legendario médico Hipócrates, encuentra un pedazo de papel que contiene un estracto de un panfleto oligarca.

“Asesinato en el jardín de Sócrates” plantea un debate interesante: ¿Democracia u oligarquía? En el año 404 a.C., el debate era qué sistema de gobierno era el más adecuado. Durante esa época, donde gran parte de la población era analfabeta, se reflexionaba sobre si el pueblo estaba capacitado para tomar decisiones relacionadas con el Estado y la vida pública. Después de leer esta idea en el libro, inevitablemente, he trasladado esta reflexión hasta nuestros días ¿Estamos en una democracia (el gobierno del pueblo) o en un sistema oligárquico (el gobierno de unos pocos)? ¿Realmente se sigue pensando en que el pueblo no está capacitado para tomar decisiones de índole pública? En una democracia representativa como en la que estamos, ¿El Gobierno vela por los intereses de todos o por los de unos pocos?

Estas preguntas me han recordado algunas clases que tuve en la universidad. En una de ellas, analizábamos ciertos aspectos de la sociedad o algunos sistemas políticos y, no sé si el análisis que hacíamos era pesimista, pero de acuerdo con textos que leíamos, llegamos a la conclusión de que estos aspectos o sistemas eran utópicos. Por ejemplo, una democracia plena, la libertad completa del ser humano, etc..Otra asignatura, en cambio, discutíamos sobre la situación social de los partidos políticos en la actualidad. La idea final con la que nos quedamos es que estas agrupaciones empezaban trabajando por los fines sociales en los que creía y quería cuidar y fomentar y, cuando llegaban al poder, acababan corrompiéndose por las condiciones y privilegios que llevan aparejadas su condición.

No sé hasta qué punto algunos sistemas políticos pueden ser utópicos, pero sí creo que uno de los pilares fundamentales para que subsistan es la capacidad de gobernabilidad que tienen las personas que se encuentran en el Gobierno. Y es que, ¿Cómo va a haber democracia cuando la opinión de los ciudadanos sólo importa cada cuatro años? ¿Y cómo va a haber democracia si las decisiones políticas se basan, no en los intereses del pueblo, sino en los intereses económicos, empresariales y privados de unos pocos? A pesar de que el CIS sigue mostrando que una de las mayores preocupaciones de la población es la clase política (algo que a esta clase, ni les va ni les viene), no veo que se abra un debate entorno al sistema político que actualmente tenemos. ¿Queremos seguir así?

Quizá, cuando se acerquen las elecciones se escuchen y tengan en cuenta voces que plantean esa idea.  Pero si los medios de comunicación, los gabinetes de prensa de los partidos y los mítines demagógicos siguen jugando el papel actual y engañando a la gente, jugando con sus necesidades y convenciéndoles de que ellos son lo mejor para que su situación mejore, no parece que vaya a cambiar nada y seguiremos teniendo a una oligarquía disfrazada de ¿democracia?.

6 comentarios

Archivado bajo crisis, Novela negra, Opinión

“Reducción de daños”, de Pedro Monasterio

9788415519430CubiertaDT.inddAunque este no es un libro negro o policiaco, algunos de sus cuentos pueden calificarse como tal. “Reducción de daños” es una recopilación de historias donde el protagonista es uno de los personajes olvidados de las ciudades de hoy en día: la persona sin hogar, o el indigente, como prefiere denominarlo su autor, Pedro Monasterio.

El cuento que comparte nombre con esta recopilación dibuja al lector la vida y la sociedad de 2018. Para que os hagáis una idea, la crisis aún continúa y, según el relato, “el paro asolaba a los países indsutrializados, [..] los nacionalismos no tenían freno y de aquello del 0,7 para la cooperación no se supo más”. Pero en este año se produce algo diferente: las cabeceras de los grandes medios no hablan de políticos, banqueros o grandes empresarios. En ellas, se publican titulares tales como “Cerca de 400 indigentes muertos en la capital en lo que va de año” o “Los albergues vacíos. Los indigentes creen que los envenenan”. ¿Qué está ocurriendo? ¿Realmente alguien quiere acabar con la vida de estas personas?

Este relato bien puede encuadrarse dentro del género negro. Además, como ya he comentado anteriormente en el blog (La novela negra como novela social), los dramas sociales que existen actualmente en el país están encontrando un importante hueco en los libros de misterio que se escriben en la actualidad. Seguramente, no podemos calificar como reciente el hecho de que personas deban vivir en la calle, desgraciadamente es un problema que no se soluciona y mucho peor, al que mucha gente empieza a acostumbrarse.

Pedro Monasterio, que sabe bastante bien de lo que habla, explica alternativas que podrían adoptarse para acabar con esta dura realidad. En “Reducción de daños” refleja, a modo de cuento de intriga, otra solución, basada precisamente en la reducción del daño. En este caso, debo decir que el final es tremendamente inquietante y más aún teniendo en cuenta la verosimilitud que rodea al texto.

Aunque únicamente me he referido a este relato, esta recopilación es muy recomendable, sobretodo porque da voz a personas que viven en la calle, algo que prácticamente nunca sucede. Si os interesa, podéis encontrar el libro en La Fugitiva, una librería café situada en el centro de Madrid.

Deja un comentario

Archivado bajo autores, crisis, librerías, misterio, Opinión

¿Qué novela negra o policiaca recomiendas para Navidad?

Navidad

He estado un tiempo sin escribir en el blog, siento la espera. Pero ahora vuelvo con las pilas cargadas y con recomendaciones literarias para esta Navidad. Seguro que más de una o uno de vosotros va a regalar o recibir libros durante estas fiestas. Si es así, aquí podéis ver algunas recomendaciones que han llegado al Twitter de Novelanegraypoliciaca.

Álvaro Quintana comenta que la novela que aconseja para Navidad es Mátalos suavemente, de George V. Higgings, por sus insuperables diálogos. El libro se basa en el trabajo que Jackie Cogan, sicario de la mafia de Nueva Inglaterra, debe realizar para resolver un atraco a través de una partida de póquer clandestina. Si quieres leer el primer capítulo, puedes encontrarlo en este enlace.

Armando Rodera nos recomienda El color de la maldad, su última novela. Además, añade que es el libro más vendido en USA durante el 2012. Cuenta cómo el inspector Bermejo se ve envuelto en el posible secuestro de una pareja de jóvenes, que han desaparecido durante una excursión de fin de semana. Puedes encontrar más información sobre este misterioso caso en la página web del escritor.

Jordi Benavente y Edicions La Magrana recomiendan una novela en catalán, Si quan et donen per mort un dia tornes (Si cuando te dan por muerto un día vuelves) , de Lluis Llort. No he podido encontrar información sobre la versión en castellano del libro, pero sería interesante poder leerla. De momento, os dejo la sinopsis del libro en catalán, publicada en la web de La Magrana.

Con el agua al cuello, una novela negra de Petros Markaris sobre la crisis económica en Grecia, es la novela recomendada por Felipe Giner. Esta es la primera entrega de la trilogía que el autor ha escrito sobre la difícil situación que está atravesando este país, y las dificultades a las que se está enfrentando gran parte de la población debido a los recortes, mientras grandes empresas y bancos son protegidos del Gobierno (puede que os resulte familiar este caso..).

Y tú, ¿Qué novela negra o policiaca recomiendas? ¡Espero tus comentarios!

¡Nuevas recomendaciones de sospsechosos habituales en Twitter de @negra_policiaca!

Sonia cita “Los buenos suicidas” de Toni Hill y añade que también son recomendables cualquier novela de Connolly y Connelly.

Zacarías Pujol lo tiene claro, su novela recomendada es “La marca del meridiano” de Lorenzo Silva, ganadora del Premio Planeta.

Diego Llergo habla de “Los cuentos de Chandler”, totalmente recomendables.

Cova Díaz nos recomienda “Headhunters”, una novela de Jo Nesbo con un ritmo impresionante.

Por último, Carlos Erice habla de Beautiful Rhodesia, ganadora del López Torrijos 2011 y ambientada África, en la época de la segregación racial.

¡Gracias de nuevo por vuestras aportaciones! ¡Ya tenemos nuevas lecturas para el año que viene!

 

 

4 comentarios

Archivado bajo autores, crisis, Libros policiacos, misterio, Novela negra, Opinión

La novela negra como novela social

El intento de privatizar la sanidad y la educación, el aumento constante del paro, la inhumanidad de los desahucios, una generación perdida de jóvenes a los que se tacha de ninis (ni estudian ni trabajan), la bajada de salarios y aumento de tasas, la corrupción política, el rescate a los bancos y el hundimiento de los derechos sociales, entre otras muchas cosas. Estos elementos, que desgraciadamente no forma parte de una novela sino que componen la triste realidad social española y europea, han provocado un aumento del interés por el género negro. Las razones son varias, algunas de ellas ya aparecen en el reciente post ¿Por qué tiene éxito la novela negra?.

Uno de los elementos característicos del género es el contexto social en el que se sitúa la historia. Y es que al igual que ocurre en la música y el cine, este tipo de novelas se posiciona como una denuncia ante la injusticia y la marginación que sufren muchas personas en un determinado territorio. Esto hace que el misterio que se plantea en el desarrollo de la historia no tenga tanto protagonismo que en la novela policiaca. Además, como dijo el periodista Javier Valenzuela en una de las conferencias de Getafe Negro, en la novela negra actual los “malos son muy malos” y los buenos son verdaderas víctimas que luchan por sobrevivir y tienen enormes dificultades en defender sus derechos.

Y es que la crisis económica, social y moral que atraviesa Europa se está convirtiendo en protagonista de muchas novelas, donde a través de los personajes conocemos la opinión social y la difícil situación que atraviesan los diferentes países en la actualidad. En Grecia, Petros Márkaris ha escrito libros como Con el agua al cuello en el que dibuja la trágica situación del país, donde las protestan se suceden a diario y los continuos recortes sacuden a una sociedad cada vez más maltratada. En España también tenemos ejemplos recientes, como Las niñas perdidas, de Cristina Fallarás, donde se reflexiona sobre la maternidad y la desigualdad social que las mujeres siguen sufriendo hoy en día o Tarde, mal y nnuca, de Carlos Zanon, que refleja sin anestesia la dura realidad a la que se deben enfrentar los habitantes de los barrios periféricos de Barcelona.

Esto son sólo tres ejemplos de novela negra actual pero hay muchos más. Mientras muchas personas llenan las calles con pancartas y gritos exigiendo el reconocimiento de los derechos sociales, los libros del género llenan las bibliotecas, estanterías y mesillas de noche. Esta revolución literaria está notablemente justificada por la necesidad de buscar respuestas ante la incertidumbre que se pasea actualmente entre la sociedad. ¿Por qué hemos llegado a este escenario social? ¿Quiénes son los responsables? ¿Qué pasará en el futuro, cada vez más incierto para mucha gente? Y no nos engañemos, la ficción está ocupando un segundo plano en la novela negra ya que, como dijo Javier Valenzuela en Getafe Negro, “cualquier parecido con la realidad, es real”.

3 comentarios

Archivado bajo autores, crisis, Novela negra, Opinión