La novela negra durante la dictadura franquista

imagesinocenteLa novela negra durante la dictadura franquista tuvo una presencia nimia, ya que la censura previa y determinados argumentos, considerados peligrosos por el régimen, hicieron que solamente llegasen al país libros contados sobre el tema. Las historias ambientadas en Estados Unidos y creadas por Dashiell Hammet, Raymond Chandler o Stanley Gardner tuvieron cabida entre las lecturas permitidas. De esta manera, el género negro hace acto de presencia en forma de novelas populares o películas en blanco y negro.

A partir de 1939, finalizada la Guerra Civil, comienzan a surgir los primeros ejemplos de novela negra en España. Uno de los precursores es Francisco García Pavón, nacido en Tomelloso (Ciudad Real) y que sitúa la acción de sus historias en esta localidad manchega. Su personaje, Manuel González “Plinio”, utiliza su intuición y sus relaciones con el pueblo para resolver los crímenes y misterios. Las hermanas coloradas (1970) se considera su obra más importante, en la que “Plinio” debe investigar la desaparición de estas dos hermanas.

Sin embargo, puede que el ejemplo más notorio de novela negra de posguerra en el país sea El Inocente, de Mario Lacruz. El autor sitúa la escena en un lugar indeterminado, ya que ésta era la única manera que tenía Lacruz que realizar una crítica sutil a la policía del régimen y de que la censura no le cortara el camino.

Tomás Salvador es otro autor que convivió con el género durante la dictadura. Policía de profesión, ganó el Premio Nacional de Literatura en 1953 con su obra Cuerda de presos, que también fue adaptada al cine en 1956.

Otros escritores, como Francisco González LedesmaGuillermo López Hipkiss se escondieron detrás de pseudónimos extranjeros para publicar sus novelas, que se enmarcan dentro del género popular o “de kiosko”. González Ledesma adoptó la personalidad de Silver Kane a la hora de narrar historias del oeste o  de intriga. López Hipkiss, en cambio, publicó la serie El encapuchado utilizando el nombre de John Swindon, en el que narraba las aventuras de un justiciero enmascarado.

A pesar de ello, el reconocimiento de la novela negra y de sus autores llega con el fin de la dictadura. En ese momento, terminada la represión y la censura a la que se habían visto sometidos los creadores de estas historias, aparecen novelas que podían contar hechos sin miedo. Esto hizo que otros escritores que cultivaban otros géneros se acercasen al negro. Poco a poco, la novela negra se fue configurando como novela social, característica que la que se la relaciona actualmente.

Esta información la he obtenido gracias a un interesantísmo artículo llamado Asesinos y escritores de José Luis Muñoz, publicado en la revista cultural OtroLunes. En este enlace podéis encontrar el texto completo, que os recomiendo leer ya que hace un recorrido muy completo por el nacimiento y desarrollo de la novela negra.

Deja un comentario

Archivado bajo Libros policiacos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s