Intriga teatral en “Luz de gas”, de Patrick Hamilton

Normalmente, relacionamos el teatro con el drama o la comedia. Sin embargo, hay obras donde el misterio es el gran protagonista y que no deben quedar en el olvido. Una de estas historias es Luz de gas, cuyo libreto se ha representado en infinidad de ocasiones.

Patrick Hamilton, el autor de este thriller psicológico, sitúa las escenas en la época victoriana. El matrimonio Manningham acaba de instalarse en una gran casa londinense. Él, dominante y dictatorial. Ella, asustada y dócil. Obedece a pies juntillas todas las órdenes de su marido.

Las peleas y los gritos han aumentado desde que se han trasladado a la mansión y es que la vivienda parece tener vida propia. A diferentes horas del día y siempre cuando el Sr. Manningham está ausente, las luces de gas de las habitaciones se van oscureciendo y la penumbra invade todos los rincones. Al principio, Elisabeth no presta atención a este curioso hecho pero la desaparición de joyas, documentos o cuadros de la casa le hacen creer que algo extraño está ocurriendo.

Mientras, el Sr. Manningham emplea las horas que pasa en la casona en demostrar a su esposa que está empezando a caer en la misma desgracia que su madre, fallecida hace años es un manicomio. Ella, que cree firmemente en todo lo que el marido dice, se convence poco a poco de que la locura está invadiendo su mente. ¿Pero, también es responsable del extraño juego de luces?

La aparición de Rough, un detective retirado, es determinante para entender qué ocurre en la vivienda. El investigador revelará a Elisabeth que un misterio sin resolver que se produjo hace veinte años es el culpable de todas las desapariciones y extraños movimientos de las lámparas.

Para aquellos que tengan dificultad en encontrar este libreto o, simplemente, les guste el séptimo arte, cuentan con una buena alternativa. La película homónima, dirigida por Thorold Dickinson, es fiel a la obra teatral y retiene al público durante 80 intensos minutos.

Luz de gas es es un libreto breve que capta la atención de los lectores desde la primera escena. Si os gusta leer teatro o, sois afortunados y teneis la oportunidad de acudir a la representación de esta obra, no dudéis en ir a verla. Os dejará muy buen sabor de boca. Si no contáis ni con el uno ni con la otra, no os preocupéis, siempre os quedará la película. ¡Que lo disfrutéis!

3 comentarios

Archivado bajo cine, misterio, teatro

3 Respuestas a “Intriga teatral en “Luz de gas”, de Patrick Hamilton

  1. No conozco el libreto pero si la película, la recuerdo borrosa como iluminada por luz de gas…

    • A mi me ocurre lo contrario. No he tenido la oportunidad de ver la película pero el libreto es corto, intenso y, sobretodo entretenido. Un buen ejemplo de teatro de intriga. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s