Chester Himes, el retratista del hampa

Chester Himes conocía muy bien la realidad sobre la que escribía. Este autor, nacido en Estados Unidos en 1909, comenzó a sobrevivir cometiendo delitos, algo que después le sirvió a la hora de idear sus tramas. Como podéis leer en este artículo, Himes empezó a escribir en prisión, después de ser condenado por atraco a mano armada. Más tarde, relatará su experiencia en la cárcel en la novela Por el pasado llorarás, donde denuncia la corrupción del sistema penitenciario estadounidense.

Fue en este momento cuando empezó a concebir a dos de los personajes más célebres de la novela negra: Ataud Johnson y Sepulturero Jones. Estos policías trabajan en Harlem, el barrio neoyorkino que sirvió de inspiración a Himes a la hora de imaginar sus historias. Su función es perseguir a delincuentes violentos y a traficantes que se convierten en asesinos o ladrones para conseguir la droga.

Su primera novela, Si grita, suéltale, reúne los tres temas sobre los que más se interesaba: los conflictos sociales, la novela negra y los conflictos laborales. Sin embargo, conoció el éxito gracias a Algodón de Harlem, donde narra las dificultades a las que deben enfrentarse un grupo de ciudadanos africanos residentes en Harlem para volver a su continente. Un robo, acometido por una banda de hombres blancos, les ha impedido realizar el viaje. El dinero sustraído lo esconden en una bala de algodón y las víctimas del robo deberán hacer todo lo posible para recuperar su fortuna. Esta novela de Himes se adaptó a la gran pantalla pero la película, Cotton comes tu Harlem, no gozó del mismo éxito de la novela.

En 1960 publicó Todos Muertos, uno de los libros más originales de este autor. En este caso, cuenta la historia de un robo que sufre un cargo público, ya que le sustraen el dinero destinado a la campaña electoral. Sin embargo, Ataúd Johnson y Sepulturero Jones sospechan que el propio cargo público es el responsable del delito y al que le conviene que los implicados acaben todos muertos, de ahí el título de la novela.

Murió en 1984 en Alicante, antes de poder acabar Plan B, la última novela en la que aparecían sus dos célebres detectives.

Chester Himes es un buen ejemplo de cómo la novela negra no tiene por qué ser independiente de los problemas sociales que sufre la sociedad del momento. Marcado por su pasado, escribió sobre lo que conocía y criticó la situación en la que se encontraban muchas personas en Harlem. De ahí, que sus novelas estén más cercanas a la realidad que a la ficción.

2 comentarios

Archivado bajo autores, Detectives, Novela negra

2 Respuestas a “Chester Himes, el retratista del hampa

  1. I blog quite often and I truly thank you for your content.
    This great article has truly peaked my interest.

    I’m going to book mark your website and keep checking for new details about once per week. I subscribed to your RSS feed too. payday loans for self employed

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s